miércoles, 25 de febrero de 2015

"Inaceptable catalogar asesinato de joven tachirense como hecho aislado"

Diputado Miguel Ángel Rodríguez


Para el diputado a la Asamblea Nacional Miguel Ángel Rodríguez no puede aceptársele ni al gobernador del Táchira, ni a la ministra de interior y de justicia, que cataloguen de hecho aislado el asesinato del joven Kluibert Roa, de 14 años de edad, porque estarían de entrada maniatando una necesaria y justa investigación que, a su juicio, debe comprender la incitación al odio y a la violencia física a la que permanentemente se sometería a efectivos militares, policiales, y también a civiles nucleados en lo que han denominado colectivos de la revolución.

"Los grados de irresponsabilidad llegan a tal punto que nada más conocimos en la sesión de la Asamblea este martes el trágico hecho, la denuncia de nuestro colega Abelardo Díaz fue respondida por el diputado gobiernero Julio Chávez llamándolo sospechoso del asesinato, de contrabando, de terrorismo, y de paso amenazándolo con cárcel. Una actitud de automática distracción sobre el homicidio, de violencia contra el sentimiento de la familia Roa y de todos los venezolanos de paz, pero además un cortacamino para profundizar la violencia política y judicial que ya descargaron de grave manera contra todo aquel que disienta del rumbo que dieron al país".

Dice Rodríguez que actores del poder ejecutivo como Vielma y Meléndez, igual que los oficialistas del poder legislativo, agravan la duda que el país levanta sobre las motivaciones políticas de los asesinatos, y recuerda que el del joven Roa es el más reciente de los asesinatos de muchachos que tienen como signo común haber participado o estar presente en sitios de protesta ciudadana por la situación social, económica y política de Venezuela.

Destaca también que justo en estos días se cayó en el "exabrupto" de catalogar como herramienta para la paz la resolución que permite el empleo de armas de fuego en manifestaciones y se pregunta "¿acaso el muchacho policía de 23 años que habría asesinado al adolescente, estaría pensando que tal acción se corresponde con el cumplimiento del deber para preservar la paz y la revolución?"

"Hace un año, con la facilitación de Colombia, Ecuador y el Vaticano, las conversaciones de algunos líderes de la unidad con el gobierno comprendían el inmediato desarme de los grupos paramilitares afectos a un gobierno comandado por incitadores al odio. En aquella ocasión Maduro y sus aliados se evadieron acusando la petición como discriminatoria contra los colectivos. Hoy, con cinco muchachos ajusticiados sin que se conozca a los autores materiales y el vil asesinato del adolescente Roa en San Cristóbal, debemos exigir que los propiciadores del supuesto pueblo en armas, de la incitación al odio contra el contrario político, abandonen sus coartadas y asuman su responsabilidad".


Copyright © Miguel Ángel Rodríguez Todos los Derechos Reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada