jueves, 6 de marzo de 2014

"En vez de enfurecerse con panamá, gobierno está obligado a oír a Venezuela"

Dip. Miguel Ángel Rodríguez

"Diálogo a plomo limpio y amenaza con la arrechera armada que la revolución puede tener como respuesta a los países hermanos que se preocupan por nuestra situación, no tienen correspondencia con un gobierno que está obligado a escuchar a unos estudiantes, a una sociedad civil, de su propia nación, que llevan recién cumplido un mes de protestas públicas con el apoyo de la unidad democrática, tanto a sus razones, como a sus pedimentos. En vez de enfurecerse con Panamá, el gobierno está obligado a oír a Venezuela".

Así se expresa el diputado por el estado Táchira, Miguel Ángel Rodríguez, quien recuerda que la inseguridad, el colapso de la producción nacional, la "escalada inflacionaria que ha hecho añicos el salario de los trabajadores, el deterioro brutal de los servicios públicos, la pérdida dramática del valor del bolívar frente a todas las demás monedas y la consecuencia de humillantes colas para pujar por productos en medio de una asfixiante escasez, fueron los detonantes reales de la protesta. Tratar de confundir a venezolanos y extranjeros con propaganda tendenciosa y una conferencia de paz en la que no hay vocería del descontento popular, es una treta para huir hacia adelante".

Por lo que considera una ola represiva con uso desproporcionado de la fuerza, al extremo de haber reclamado en la Asamblea Nacional la interpelación de los ministros de Defensa e Interior y Justicia, " por la participación además de grupos paramilitares que a sus anchas actúan contra manifestantes", Rodríguez reclama al gobierno nacional que tanto Unasur y Celac, pero también delegaciones de la OEA y de la comisión contra las detenciones arbitrarias de la ONU,  evalúen  en Venezuela la situación de derechos humanos, sin ser tachados de conspiradores. "¿O es que acaso van a negar también 19 muertes, decenas de heridos y centenares de privados de libertad o sometidos a régimen de presentación?", se preguntó.

Insiste en que el pliego de peticiones que hacen jóvenes y sociedad civil, incluyendo la libertad de Leopoldo López y demás presos políticos, el desarme de los grupos paramilitares, la liberación plena de los detenidos en las manifestaciones, el cese del hostigamiento a María Corina Machado y el fin de la represión militar y policial son, entre otros, "puntos sagrados para quienes nos llamamos unidad democrática del país y no haremos comparsa a la táctica de unas conferencias de paz en salones con aire acondicionado mientras el aire de las calles está gaseado y cruzado por balas asesinas".


"No cohonestamos la violencia, venga de donde venga, porque hasta ahora más le conviene al gobierno nacional señalarla como muestra de un supuesto ataque contra la democracia para evitar sentarse con seriedad a escuchar los reclamos de los venezolanos. Y mucho menos cohonestamos ahora, que tras un mes de tan grave represión, los presuntos pacificadores de la República urdan enfrentamientos y rompimientos con naciones hermanas. El gobierno está obligado a escuchar a Venezuela", recalcó.


Copyright © Miguel Ángel Rodríguez Todos los Derechos Reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada