sábado, 15 de noviembre de 2014

“Por protección hay que gastar ya todos los aguinaldos y utilidades”

                                                  Dip. Miguel Ángel Rodríguez

Dado lo que califica como “desmadre inflacionario agravado con la escasez”, el Diputado por el estado Táchira, Miguel Ángel Rodríguez, sentencia que es culpa de la revolución la urgente necesidad de gastar hasta el último céntimo y de inmediato, lo que las familias venezolanas alcancen a recibir por aguinaldos y/o utilidades.

“Aunque alcance para migajas hay que gastarlo todo ahora”, complementó, puesto que nadie puede correr el riesgo de que en unos meses, por más desabastecimiento, nuevas y sorpresivas devaluaciones para capotear la caída de los precios petroleros y toda la consecuencia en una inflación que tendría como referente de partida el 75% en que podría cerrar el 2014; terminen esfumándose las bonificaciones de este fin de año.

Rodríguez califica de cínica la campaña publicitaria del gobierno sobre la necesidad de “subirle dos al ahorro y bajarle al consumismo”, y refiere que sólo refleja la “absurda idea” de querer aliviar el desabastecimiento con la inhibición de compras por parte de los venezolanos.

“Creen que entre una supuesta conciencia de ahorro y la ya adelantada implementación del racionamiento por vía de cuotas de consumo personal en las redes comerciales del país, van a vencer el circuito de desabastecimiento, inflación y pelazón. Se equivocan, y cometen un crimen al retardar el viraje radical que demanda nuestra economía, para producir en abundancia, para bajarle dos a los guisos de las importaciones y para proteger nuestra moneda y el poder adquisitivo del salario de los trabajadores”.

Dice comprender que en la mayoría de las familias venezolanas se pueda optar por dedicar los aguinaldos a abastecerse en todo lo que se pueda de alimentos no perecederos y sometidos a olas recurrentes de inexistencias, al igual que ocurre con medicinas de uso muy generalizado y de presencia crítica en las farmacias; pero – recomienda – quien tenga un “repele” que pueda servir de inicial, debe correr a la banca y adquirir créditos, porque en su mayoría tienen intereses muy por debajo de la inflación.

“Además hay que tomar ese dinero de los cuenta-habientes , sobre todo los de la banca pública, antes de que el gobierno decida echarle mano a lo que considera exceso de liquidez en los bancos y lo meta en el barril sin fondo que etiquetan como asuntos de interés social. Hay bancos hasta con 15% de gangas crediticias, entonces el diferencial entre eso y la inflación, lo tiene que aprovechar el que tenga el milagro de un repele de sus aguinaldos”.

Miguel Ángel Rodríguez insiste en que gastar todas las bonificaciones de fin de año es algo de acción inmediata porque también protegería de las dañinas mentiras cambiarias, y refiere al presidente Nicolás Maduro en 2013 y al vicepresidente Rodolfo Marco Torres este año, quienes señalaron que la paridad del dólar se mantendría a 6,30.

La verdad – riposta- es que este año hubo dos devaluaciones oficiales con el nacimiento de Sicad 1 y Sicad 2,  que depreció al bolívar frente al dólar llevándolo a 12 y a 50 unidades –respectivamente-  por cada divisa estadounidense. Pero la economía terminó referenciándose en el valor del “mercado rojo” de divisas a más de 100 bolívares.

  “El próximo año, sin rectificación económica a la vista, con bajas de nuestra producción petrolera, de paso con unos precios por barril de crudo que amenazan con seguir cayendo, y una economía dependiente de importaciones y carente de billetes verdes, la amenaza a los aguinalditos de ahora es suprema. Hay que gastarlos ya”


Copyright © Miguel Ángel Rodríguez Todos los Derechos Reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada