sábado, 23 de febrero de 2013

EL PAQUETE DE LOS TRATOS INHUMANOS

La "inhumanidad de la derecha" ha repudiado el Ministro de Información, Ernesto Villegas, al transmitir en cadena nacional un supuesto parte de salud del Presidente Chávez. Antes señaló que la evolución de su insuficiencia respiratoria no es favorable.

Desde siempre he mantenido una cauta posición respecto de la salud del mandatario y de su derecho a tratarse en la máxima aspiración de recuperar plenamente sus condiciones físicas. Por ello, me han parecido repulsivos, tanto los chistes y excesos de parte de los detractores políticos del paciente, como el uso inescrupuloso de su condición, por parte de quienes la explotan en el marco de un espectáculo con fines de preservación del poder a costa de lo que sea. Así que de inhumanidad hablemos, de la incertidumbre sobre la situación del hombre y sobre las maniobras ilegales de los últimos meses.

Pasemos, por ejemplo, el anuncio grave del deterioro de la facultad respiratoria de Chávez, por el filtro de la fiesta de opiniones de los representantes del gobierno y sus conexos, quienes incluso dieron rienda suelta a la idea de que el hombre llegó al Hospital Militar por sus propios pasos y lleno de vital energía. Quiénes incurren en tratamientos inhumanos?

Porque es que no sólo debemos resguardar el respeto al paciente y a su familia, sino también a millares de personas que viven en una montaña rusa emocional, cuya máquina es operada desde laboratorios políticos oficialistas, seguramente con participación de agentes extranjeros. Llevarlos de lágrimas a frenéticas celebraciones, de la angustia por el ser querido a la fiesta, para luego recibir el porrazo de que la cosa no evoluciona bien; eso, eso es tratamiento inhumano.

A ningún boletín del gobierno le concedo fuerza de parte médico serio. Y aún así, no me gusta lo que pudiera vaticinar lo recién dicho por Villegas, no sólo porque hable del deterioro de la principal figura política del país, sino porque luce como antesala a un capítulo en extremo borrascoso. Y me refiero a lo que podrían ser capaces de hacer algunos próceres que ya gritan, por cierto en una suerte de competencia para ver quien eleva más el tono, que están dispuestos a inmolarse si es necesario para continuar en el gobierno.

Me pregunto a qué se le tiene tanto temor como para haber convertido la atmósfera política nacional en un escenario de guerra inminente. Porque, la verdad, no hallo del lado de la oposición posibilidad distinta a que se luche por mejores condiciones para enfrentar al chavismo en el terreno electoral, si es que en algún momento los compañeros de Chávez deciden hacer caso al camino que "desde su corazón" pidiera seguir, cuando por última vez se comunicó con los venezolanos a través de una cadena radioeléctrica: el de la constitución y sus mecanismos electorales.

Es en ese marco, que han actuado los parlamentarios, los estudiantes, los equipos de la Mesa de Unidad Democrática, los movimientos gremiales y personalidades que se han ocupado del tema del gobierno sin su Presidente visiblemente a la cabeza y tomando decisiones como la de la brutal devaluación anunciada en carnavales. Así, cuando hablamos de paquetazo hay que ver el económico y también el político en el que estamos todos metidos.

Que digan la verdad y que se cumpla la constitución, es un clamor estudiantil que no puede calificarse de "trato inhumano" contra nadie. Igual que los llamados al Tribunal Supremo de Justicia para que no agrave su situación procediendo a una dudosa y secreta juramentación que diera largas a un limbo que incluso para el propio "pueblo chavista" resulta en exceso prolongado. No tener a quien reclamar cuentas y no sabe en realidad quién es responsable de las graves decisiones que se están tomando, es darle al país, todo, un trato inhumano.

Recuerdo de su propia voz, la orden de Hugo Chávez de conceder las medidas humanitarias previstas en la ley para los presos con enfermedades graves. La instrucción fue dada en medio del rubor que le producía uno de los "golpes" emocionales que ha tenido que enfrentar en su lucha contra el cáncer.

Ahora, de continuar las cosas como están, con un país pidiendo la verdad y unos funcionarios del gobierno escudándose en la queja de ser víctimas de tratos inhumanos; podría alguien asegurar que fue Chávez quien entró en contradicciones, o fue Maduro quien lo contravino negando la medida a Iván Simonovis y llevándoselo a la fuerza a Ramo Verde? Ya sé. Le echarán el bulto a la jueza. Un trato inhumano de un poder "independiente"
No sería su primera vez, pero acaso en ésta queda claro que ha sido el Presidente quien le metió este golpe al Bolívar, ocasionando la pérdida de casi la mitad del salario de los trabajadores, justo en medio de una magnífica situación del precio petrolero internacional?

Decir que el paquetazo hace más rico al gobierno y más pobre a nuestra población, es acaso proferir tratos inhumano? No. Es una verdad del tamaño de una catedral. Tanto, como que resulta obligatorio dudar de que la devaluación fue refrendada por una firma choreta del paciente.

Pero imponernos su libreto es lo decidido por el comando político, por más dudoso, por más contradictorio, por más irracional que resulte. Lo demás está condenado a ser pura "inhumanidad". Por qué le temen tanto a la verdad?


Copyright ©2013 MiguelAngelDIPUTADO Todos los Derechos Reservados. @MiguelContigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada